Planificar una boda

Utiliza nuestra Agenda de Tareas para controlar todos los pasos de tu boda

Evidentemente todos deseamos que nuestra boda sea perfecta e inolvidable, que sea ese día tan especial que recordaremos, para bien o para mal, el resto de nuestros días. La mejor forma de lograrlo y no llevarnos desagradables sorpresas de última hora es la planificación. Poco a poco, con calma, pero sobre todo con tiempo, se debe planear hasta el más mínimo detalle. Nada debemos dejar al azar; la buena organización de la boda resulta esencial.

Un pequeño calendario que podemos tomar como referencia sería el siguiente:

- Un año antes, como mínimo, se debe decidir la fecha concreta de la boda. Y también el lugar. La reserva de fechas en el registro civil no suele ser problemática, pero en determinadas iglesias la cosa es muy distinta. Si deseamos casarnos en un templo destacable por alguna razón, ya sea valor histórico, arquitectónico, o incluso valor sentimental, puede que debamos reservar una fecha con varios años de antelación. Algo muy común, por ejemplo, en catedrales; siempre tienen una larga lista de espera para celebrar bodas. También es buen momento para ir perfilando el tipo de ceremonia, y celebración posterior, que se desea. Decidir cuanto antes quienes deseamos que actúen como padrinos de boda es también muy aconsejable. Cuanto antes se les comunique nuestro deseo, mejor.

-Unos ocho o nueve meses antes de la ceremonia nupcial se debe empezar a meditar seriamente el tema presupuestario: cuanto vamos a gastar en el enlace. Es un buen momento para elegir y reservar un salón para el banquete de bodas. Al igual que pasaba con la iglesia, si se sospecha que el lugar deseado para el banquete nupcial puede estar muy solicitado conviene empezar a mover ese tema incluso antes. También es buen momento para planificar como será la luna de miel; el viaje de novios. Se debería ir preparando también la lista de invitados al enlace.

-Medio año antes del día previsto para la boda se debe empezar con todos los temas relacionados con la adquisción y confección del vestido de novia. Si todavía no se ha hecho, y si así se desea, es buen momento igualmente para empezar a buscar la empresa encargada de realizar el reportaje fotográfico, o el vídeo.

-Alrededor de cuatro o cinco meses antes de la boda todos los detalles relacionados con el banquete de bodas, y la celebración posterior, deberían estar definidos y preparados. Es el momento para perparar la lista de bodas, la lista de regalos entre los que los invitados podrán elegir, y sobre todo pensar bien el establecimiento en el el cual pondremos nuestra lista. Los detalles relacionados con la luna de miel y el viaje de novios deberían haberse concluido en su mayor parte. Es importante no olvidar la supervisión de la confección del traje de novia, ni olvidarse tampoco del traje del novio. 

-Tres o cuatro meses antes de la ceremonia es muy posible que, si el acto es religioso, debamos asistir a una serie de cursos pre-matrimoniales, o charlas informativas, en la ilgesia. No siempre es así, pero resulta habitual como requisito previo al casamiento en algunas zonas geográficas.

-Dos o tres meses antes del evento se deben enviar las invitaciones. No es buena idea retrasarlo más pues se corre el riesgo de que algunos invitados no puedan asistir al enlace por tener otros compromisos. Se deben encargar los anillos, las alianzas, si es que no se ha hecho ya.

-Un mes antes de la boda es el momento de hacer la prueba final del vestido de novia y recogerlo si todo está bien. Los anillos ya deben encontrarse disponibles. Es el momento también para repasar y utimar los posibles detalles que queden respecto a la ceremonia, el banquete, y la luna de miel. Se debería ir confirmando la asistencia de los invitados. 

-Unas semanas antes de la boda es buen momento para confirmar los pasajes para el vieje de novios y repasar nuevamente los detalles que pudieran faltar.

-El día de antes de la boda no debería quedar prácticamente nada por hacer mas que tratar de relajarse y esperar el gran día.

Otros reportajes relacionados

Se define el matrimonio como toda unión de un hombre y una mujer manifestada formalmente a través de un consentimiento, reconocida por el Derecho y tendente a una plena comunidad de vida.
Posiblemente cuando se toma la decisión de casarse, los novios se encuentran ante la pregunta de cuánto nos va a costar por lo que es necesario hacer unos cálculos para evitar sorpresas
Los trámites necesarios para formalizar la boda son diferentes en función el tipo de celebración elegida. Te contamos todos los documentos que necesitas para oficializar tu boda.